Letras

Ojos que me miran

No logro despertar en los mundos que yo quiero.
No logro despertar y ver que no camino y vuelo.
No logro despertar y ver que reina la verdad.
No logro despertar y ver que en la verdad no hay celos.

No logro despertar y ver que estás a mi lado.
Cambiar el mundo es difícil. Tenerte aquí parece un milagro.

Hay unos ojos que me miran. Saben que he pecado.
Saben que he mentido. Saben que he engañado.

Conocen toda, toda… toda la verdad.
No tengo miedo, no. Cuéntamela.

Y si mientras miento, sé que engaño a alguien.
No agacho la cabeza, sé que soy culpable.

Ojos que me miran. Ojos que me ven.
Ojos que no mienten. Ojos que me creen.
Ojos que me culpan de poder creer.
Palabras disfrazadas para convencer.

Y si cuando grito, no me escucha nadie…
Dime que me quieres, no me obligues a que calle.

Alguien que dice: «De lo que te digan no creas nada,
y de lo que veas, solo la mitad».
Un hombre que vende mentiras baratas.
Démelas todas. Una a una las voy a contar.

Vamos, dígame quién es el fabricante y dueño.
Vamos, no me engañe, no es el mismo que fabrica sueños.

Ojos que me miran. Ojos que no mienten.
Ojos que me culpan. Ojos que me miran.

Detrás de las rosas

No quiero bailar detrás de las rosas.
Al fondo hay una mujer que me mira.
El diablo quiere llevarse mi alma
pero yo aún no le he puesto precio a mi vida.

No quiero bailar detrás de las rosas.
Hoy siento frías las manos.
Allí hay un cartel que dice mentiras.
Dice que todos somos hermanos.

No quiero oír ya más mentiras,
más que las pocas verdades que dice la vida.
Gritaré, gritaré… hasta salir de un sueño,
hasta que ya no sea mi único dueño.

Y yo no quiero bailar detrás de las rosas.
Y yo no quiero bailar detrás de las rosas.

Bailaré a escondidas sintiéndome libre.
Le contaré a las rosas la verdad de lo que hice.
Sembraré un jardín aquí lleno de ellas,
para después bailar con las más bellas.

Quiero bailar detrás de las rosas.
Quiero bailar detrás de las rosas.
Y yo no quiero bailar…
Y yo quiero bailar…

Y yo quiero bailar detrás de las rosas.

Cosas de todo

Ayer estuve bebiendo vino
con gente que decía la verdad.
Ayer estuve viendo el camino
que me llevaba un poco más allá.

Ayer estuve gritando cosas.
Barbaridades que no sonaban mal.
Ayer estuve comprando rosas
por si algún día voy a bailar.

Y ella me preguntaba cosas de todo,
yo le contestaba cosa de nada.
Ella preguntaba cosas de todo,
yo le contestaba cosas de nada.

Y hoy respiro solo, como quien respira algo.
El aire está sucio y el vino es amargo.

De nuevo llegó el día. Quizás el día más largo.
Maldita sea mi vida, eso es que alguien quiere algo.

Y ella me miraba, con una duda en cada mano.
A la vez que preguntaba. Dime: «¿Dónde has estado?»

Pues ayer estuve bebiendo vino
con gente que decía la verdad.
Ayer estuve viendo el camino
que me llevaba un poco más allá.

Ayer estuve gritando cosas.
Barbaridades que no sonaban mal.
Ayer estuve comprando rosas
por si algún día voy a bailar.

Y ella me preguntaba cosas de todo.
Yo le contestaba, a ver si me amaba.
Ella preguntaba cosas de todo,
yo le contestaba a ver si me amaba…

Empezar de nuevo

Empezar de nuevo.
Encender las velas.
Diferentes velas
en el mismo sitio.

Empezar de nuevo.
Sonreír igual y luego
me jode pensar
lo mucho que puedo llorar.

La sierra corta,
corta madera
en un mundo que llora
mientras su madera quema.

Empezar de nuevo
para que cuando todo acabe
abrir, cerrar los ojos,
seguir viviendo.

Trozos de papel escritos.
Escritos y escondidos
porque solo son tuyos.

Nunca sabré nada de ellos.
Estos árboles no dicen nada,
guardan sus secretos.

Todo ya está seco.
El sol ya curó
las heridas del invierno.

Empezar de nuevo
enfundado en rabia y cuero.
Deseo taparme querido invierno.

Empezar de nuevo.
Encender las velas.
Empezar de nuevo,
seguir viviendo.

Quiero pensar que quiero.
Quiero creer que puedo
empezar de nuevo.

Regálate

Soy un hombre de cabeza a los pies…
¿Quién se lo cree? Todo funciona mejor
después de un café.
El mundo está hecho una mierda.
De eso ya hemos hablado antes.

Otro sorbito y dime cómo lo ves.

Camino descalzo entre cristales… ¡Loco!
Dibujo flores en mi piel… ¡Loco!
Digo cojones si los vale… ¿Cómo?
Colocándome las manos donde las hay que tener.

La vida tiene un precio, tío.
Tú le pones lo que vale… ¡pero tómate el café!
No quiero hablar de ello.
Recuerda… todo tiene un precio.
Sé espléndido o regálate.

Confía en todo, no busques la mentira.
Regálate a la vida.
Abre tus brazos, déjate caer.

Hay algunos que se encargan de poner el precio.
No quiero oír la cifra.
De la misma mierda que hablabas, puedes aprender.

Ya sé que hay motivos para hablar de ello.
Conoces mis problemas y yo los tuyos también.
No sé cual de los dos tiene más miedo,
pero no quedan más huevos que responder.

Responder a todas las preguntas… ¿
Dime quién es el juez? Aquí solo a ti debes convencer.
Quizás éste es el momento más difícil.
Ponte precio o regálate.

¿Pero a quién?… Regálate.
¿Pero a quién?… Regálate. ¿Pero a quién?…

Regálate a la vida. Regálate a la vida.
Regálate a la vida. Regálate a la vida.

Deseado silencio, odiada soledad

No sé cuál es el mejor momento
y creo que nunca lo sabré.
Suena de fondo todo lo que quiero oír
y puedo jugar con él, me faltas tú.

Juego con la ternura del silencio
y hago trampas pues no quiero perder.
Pienso, pienso y espero
buscando el mejor momento.

Y juego. Y en él encuentro miedo.
Y en él encuentro soledad.

Abrázame con tu frío, dame tranquilidad
deseado silencio.
Abrázame con tu frío, dame tranquilidad
deseada soledad.

Puedo ver cemento a lo lejos.
Las hierbas me lo cambian por el mar.
Medio sol que me dice hasta luego. Descansa.
Mañana Dios dirá.

Mi noche tiene rabia.
La puerta está cerrada y ella llega
y entra sin llamar.
No sé si estoy preparado para verte llegar.

Abrázame con tu frío, dame tranquilidad
deseado silencio.
Abrázame con tu frío, dame tranquilidad
deseada soledad.

Y busco un trampa para poderte engañar.

Te desafío. Sé las reglas del juego
y estoy dispuesto a ganar.
Hay sonrisas que juegan con el eco.
Eso me hace tener más…

Eso me hace tener más miedo.

Canto solo y repateo,
bailo y juego con mi miedo
y si me coloco, puedo descansar.

Aquí estoy. Aquí espero. Deseado silencio.
Aquí estoy. Aquí espero. Deseada soledad.

Abrázame con tu frío, dame tranquilidad
deseado silencio.
Abrázame con tu frío, dame tranquilidad
odiada soledad.

El momento

Hace tiempo que no te pregunto
el porqué de las cosas y que no me paro
intentando juntar los silencios.
Hace tiempo que no apoyo los codos,
y me froto fuerte, muy fuerte los ojos

intentando sacar por ellos lo que no vieron.

Hace tiempo que no respiro el momento
del incienso que cuando quema, inspira suerte.

Que camino dos pasos y grito,
y al otro lado me chillan «¡loco!».
Café ya queda poco y el invierno no es corto.

El momento es difícil.
El momento que esperas.
No te preocupes, descansa.
El sol te despierta.

Sentí fuerza al mirar el cielo.
Sentí fuerza al mirar el mar.
Quise subir corriendo hacia las montañas
pero no lo hice, no, tenía que esperar.

No me atrevo, no, a contarte mi miedo de hombre.
Sé que soy el más rico entre los pobres.
Voy buscando un rincón en tu ausencia
donde tener la ventana abierta.

Ver un cielo adornado
y esperar con paciencia.

Y espero… Y espero… Y espero… Y espero…

El momento es difícil.
El momento que esperas.
No te preocupes, descansa,
el sol te despierta.

Alas para huir

Quizás sean canciones nuevas
lo que yo quiero escribir.
Quizás sean palabras nuevas
lo que te quiero decir.

Quizás quiera vino y no agua.
Quizás grite blanco a lo que era gris.
Quizás tendría que callar la boca.
Prefiero el frío a este infierno vil.

He llorado frente a una ventana.
He gritado quiero morir.
Resucito cada mañana.
Entre ir y venir me quedo aquí.

Esa sonrisa es fea y clara.
Prefiero morir antes que decir
que todas las canciones
y palabras tienen sus alas para huir.

Dónde está lo prometido
que en algunos libros suelen decir.
A alguien le dieron lo que no quiso.
Si no lo quieres tú, no me lo des a mí.

Te espero solo en mi ventana.
He comprado una flor, sé que has de venir.
Da igual si es de noche o de mañana,
entre sábanas volveremos a reír.

Esa sonrisa es fea y clara.
Prefiero morir antes que decir
que todas las canciones y palabras
tienen sus alas para huir.

Que todas las canciones y palabras
tienen sus alas para huir.
Que todas las canciones y palabras
tienen sus alas para huir.

Voy a dejarme llevar

Cómo convencernos de que todo es real.
Cómo convencernos una vez más.
Cuánto tiempo necesito para un hombre ser.
Voy a dejarme llevar.

¿Qué es ser un hombre?
¿Qué es ser real?
Necesito saberlo para convencer.
Voy a dejarme llevar. Voy a dejarme llevar.

Cierro mis ojos.
Siento caricias en mis dedos.
Cierro mis ojos.
Mis manos vacías no están.
Abro mis ojos y no estás.
Voy a dejarme llevar.

Y respiro solo en silencio sin querer molestar.
Gimo solo en silencio con el poder de imaginar.
Voy a dejarme llevar.

Y busco solo en silencio
un rincón donde ocultar miedo encima de la mesa
que con la luz puedo apagar. Voy a dejarme llevar.

Cosas que van, cosas que nunca volverán.
Cosas que vienen para nunca marchar.
Que se vaya todo a la mierda.
Voy a dejarme llevar.

¿Qué es ser un hombre? ¿Qué es ser real?
Cuánto tiempo necesito para convencer.

Miles de secretos que mal escondidos están.
Del mejor guardado todos quieren hablar.
Ya sabes que no tengo prisa, no…
por verte llegar.

Y respiro solo en silencio sin querer molestar.
Y gimo solo en silencio con el poder de imaginar.
Voy a dejarme llevar.

Y busco solo en silencio
un rincón donde ocultar miedo encima de la mesa
que con la luz puedo apagar. Voy a dejarme llevar.

Voy a dejarme llevar.

Capaz de dominar esto

Los vientos se han enfadado
y mi cabeza va con ellos.
Me siento débil saltando entre las olas,
pero me siento capaz de dominar esto.

Vuelvo a tener miedo
de las casualidades de la vida.
De no soportar perder lo que quiero.
Pero me siento capaz de dominar esto.

Te desafio con la mirada
pero no consigo nada.
No sé si hago todo lo que puedo
pero me siento capaz de dominar esto.

Me gustaría que supieras cómo me siento.
Me gustaría entender lo que dice el viento.

Tiene algún secreto este puto silencio.
Solo ruido de coches
que calla cundo cae la noche.
No calléis ahora que tengo más miedo.

Poesía en botellas verdes
ahora es lo mejor que tengo.
Querer o decir te quiero,
es con la duda que a veces juego.
Pero me siento capaz de dominar esto.

Me gustaría que supieras cómo me siento.
Me gustaría entender lo que dice el viento.

Déjame la radio puesta

No me llames cuando marches.
Déjame la radio puesta.
No hagas ruido con la puerta.
Quiero levantarme tarde.

Poco a poco iré despertando.
Poco a poco me iré dando cuenta.
A ritmo de café abriré los ojos
y no podré mirar esa puerta.

Pero cariño no te olvides, no,
de dejar la radio puesta.

Las cosas han ido despacio,
otras demasiado deprisa.
Cuéntame poquito a poco
las verdades y mentiras.

Déjame la radio puesta
aunque tengas mucha prisa.

Te entiendo, no digas nada.
Me entiendes, no me lo esperaba.
Quiero gritar «¡No te vayas, te quiero!».
Sonríe que estás mucho más guapa.

Déjame la radio puesta
antes de cerrar la puerta.

Pero cariño no te olvides, no,
de dejar la radio puesta.

Pero cariño no te olvides, no,
de dejar la radio puesta.

Empezar
de nuevo

VIRGIN
1998